Restos de gigantes en una Galería Hiperbórea Subterránea de Rumanía

Al ser Roșia Montană una región minera de Rumanía, a lo largo de los años se han desenterrado varios descubrimientos, siendo el más interesante el de un esqueleto de 10 metros de estatura hallado en el año 1976.

Hace unos 5.500 años, los Agathyrsi construyeron una galería subterránea en esta región. En febrero del 2012, un grupo de geólogos estaba excavando en busca de una veta de oro en esta misma zona.

Continuaron cavando hasta que acabaron topándose con el suelo de esta galería. Para su gran sorpresa, encontraron una piedra sepulcral que definitivamente se salía de lo común.

Los geólogos tomaron una muestra de esta piedra, y los resultados de laboratorio revelaron que sus componentes incluían un 55% de polvo de oro de 24 quilates, un 15% de polvo de granito y un 30% de wolframio.

Además los análisis revelaron que esta roca compuesta había sido fabricada mediante algún tipo de tecnología desconocida a día de hoy.

La Galería Hiperbórea

Conocida por el nombre de “Galería Hiperbórea” o “Galería 13”, el lugar en el que se realizó este asombroso descubrimiento se encuentra bajo la pequeña población de Cornea. En 1976 se llevaron a cabo también otros descubrimientos diversos en el lugar.

No obstante, en nombre de la “seguridad”, estos descubrimientos antropológicos y arqueológicos fueron considerados demasiado poco comunes y chocantes para la época, de modo que la galería fue sellada permanentemente.

La piedra del sepulcro no fue el único elemento poco común hallado en el interior de esta galería.

Sobre ella, los arqueólogos encontraron el esqueleto de un gigante de unos 10 metros de estatura. Al parecer, el gigante había sido enterrado allí tras su muerte, con sus piernas recogidas a un lado.

Careciendo del equipo adecuado necesario para analizar un descubrimiento como éste, el esqueleto fue enviado a Moscú. Por desgracia, nada se ha sabido de los huesos de este gigante desde entonces.

En cuanto a la piedra de la sepultura, se decidió analizarla mediante una nueva serie de investigaciones en el año 2012. La reliquia fue desenterrada de nuevo y las mediciones demostraron que medía seis metros de ancho, doce metros de largo y tres metros de alto.

Pesaba casi 1.700 toneladas y contenía en su interior unas 900 toneladas de oro puro. Para hacernos una idea, dicha cantidad de oro habría requerido más de veinte años de trabajo de minería o bateo.

Lo último que se supo de esta enorme piedra fue que había sido cortada en 80 pedazos más pequeños a fin de posibilitar su transporte. En cuanto a su destino, se desconoce a dónde fueron a parar.

Uno de los arqueólogos que trabajó en la Galería 13 tomó una serie de fotos de la piedra del sepulcro y se las envió a un paleolingüista. Éste observó una inscripción en bajorrelieve de color verde esmeralda que cubría toda la superficie de la enorme losa.

El texto había sido escrito en tres líneas paralelas que empezaban en su esquina superior izquierda. Desde ahí, la inscripción descendía en diagonal, de forma similar a una serpiente, y describía una espiral en torno a la cabeza de un lobo.

Finalmente, el texto acababa en la esquina inferior derecha. El paleolingüista especulaba con la posibilidad de que esta escritura desconocida pudiera ser Pelasgo, y opinaba asimismo que el descubrimiento, con sus grabados e inscripciones, poseía claramente un gran valor histórico y cultural.

Aún así, la piedra fue cortada en pedazos y fundida. El estado obtuvo un porcentaje de estas 19 piezas, el 31% como estaba estipulado en el contrato de explotación de oro de la zona.

En el transcurso de las excavaciones, el izado de la piedra del sepulcro también reveló la entrada a un subterráneo. La fosa, de cuatro metros de diámetro, presentaba una escalera descendente en espiral, y de su interior llegaba una luz lechosa de color violeta.

Una inspección más cuidadosa de los escalones permitió apreciar claramente que parecía como si hubieran sido cortados en las propias paredes de la fosa con un láser. En cuanto a la luz violeta, nadie supo determinar su origen.

Sintiendo curiosidad por descubrir el origen de esta luz y ver lo que había en el interior del subterráneo, el paleolingüista bajó por las escaleras, pero nadie fue lo suficientemente valiente como para unirse a él. La noche pasó y el hombre jamás regresó.

Finalmente, el ejército selló con cemento la entrada al subterráneo, junto con la Galería 13 en su totalidad.

Los presentes jamás volvieron a hablar acerca de estos descubrimientos, ya que se les obligó a firmar acuerdos de confidencialidad, por lo que lo que pueda haber en el subterráneo al que llevaban las escaleras continúa siendo un misterio a día de hoy.

Gigantes descubiertos en Rumanía

En Giurgiu se han realizado también diversos hallazgos arqueológicos. Por ejemplo, se descubrió que la antigua ciudad de Argedava fue la primera capital del rey Burebista antes de que este soberano unificara a las tribus dacias de la zona.

Pero se llevó a cabo un descubrimiento aún más interesante en esta región en los años 40. En esta década, los arqueólogos desenterraron hasta 80 esqueletos humanoides que parecían ser de gigantes.

Estos enormes esqueletos medían entre cuatro y cinco metros de altura.

Se han desenterrado otros hallazgos similares en Polovragi, en Cetateni bajo el Monasterio de Negru Voda y en los Montes Bucegi, en los que los obreros quedaron sorprendidos al descubrir la existencia de una antigua red de túneles en el subsuelo.

Así pues, se han descubierto esqueletos de gigantes en numerosos puntos de Rumanía.

Por citar solo algunos, se han encontrado gigantes en: Scaieni (condado de Buzau), Mariuta (condado de Calarasi), los montes Perșani, Polovragi, Piatra Craiului, Tara Hategului, Cetateni bajo el Monasterio de Negru Voda, y en muchos otros lugares.

En Maramures se cree que la Fortaleza de Oncesti (“Cetatea de la Oncesti”) albergaba gigantes. En Argedava se encontraron 80 tumbas con restos de gigantes de una altura superior a los cinco metros (16 pies).

A pesar de que la mayor parte de ellos se “perdieron” repentinamente poco después de haber sido descubiertos, se han continuado desenterrando durante años misteriosos esqueletos de gigantes en Rumanía.

 

 

GIGANTE de 10m ENCONTRADO en RUMANIA! en la Galería Hiperbórea. La Galería Hiperbórea, también conocida como Galería 13, es un lugar asociado con un descubrimiento sorprendente. Se encuentra ubicado debajo de la aldea de la córnea, Rumania.

Ha habido una serie de descubrimientos en esta área. Sin embargo, el descubrimiento que invitó a la especulación suficiente y condujo a la consolidación del sitio se resume aquí.

De acuerdo con la leyenda, una galería subterránea fue fabricada en la región por los Agathyrsi.Durante la excavación el geólogo encontró una lápida. La muestra de la lápida reveló que estaba hecha de 55% de oro de 50 quilates, 15% de granito y 30% de wolfram. Esta calidad y cantidad de oro es sorprendente para la época.

En la lápida, el arqueólogo encontró un esqueleto de 10 m de altura de un gigante. Fue enviado a Moscú para su examen. Sin embargo, no se ha recibido ningún resultado hasta la fecha Uno de los muchos arqueólogos que trabajaban en la Galería 13, envió algunas fotos de la lápida a un paleolingüista.

Fue el paleolingüista quien notó una escritura verde esmeralda que cubría toda la superficie.

Fue él quien especuló que la escritura desconocida podría ser pelasgiana, y el descubrimiento tiene un valor cultural e histórico prometedor.

Cuando se prosiguió la excavación, se reveló una entrada a un pozo. El hoyo caía en cascada hacia una escalera de caracol. Se vio una luz violeta lechosa irradiando desde el interior.

Ahora, la fuente de la luz violeta no pudo ser determinada. Por lo tanto, el paleolingüista descendió en el pozo. Sin embargo, solo él era lo suficientemente valiente como para irse. Él nunca regresó.A partir del presente, el ejército ha sellado la entrada al pozo y toda la Galería 13 con cemento.

De hecho, las personas que estaban presentes allí, han sido obligadas a firmar acuerdos de confidencialidad, por lo tanto, ¡lo que está más allá de la escalera del foso sigue siendo un misterio hasta la fecha .....Otras historias:
Y, si pensaste que esto es así, ¡la región de Rumania tiene muchas leyendas asociadas con gigantes , además de las anteriores!

En el área de Boziorul, el nombre de gigantes es tártaros. Cuando las localidades trataron de plantar un manzano en una colina, descubrieron un esqueleto humanoide de casi 8.2 pies de altura y algunos fragmentos de cerámica desenterrados. Este fue un descubrimiento accidental.En el período de 1940 y 1950, los arqueólogos desenterraron 80 esqueletos humanoides que medían 13-16 pies de altura en Giurgiu.

En Pantelimon, Lebada se encontraron 20 esqueletos gigantes en octubre de 1989.

En Agredava se han descubierto 80 tumbas, con gigantes con una altura de 1 pie.

Hasta la fecha, los gigantes rumanos siguen siendo desenterrados accidentalmente o como parte de alguna excavación.



GrOOvY

215 Blog Posts

Comentarios